Seleccionar página

Pitia es una novela de intriga y misterio que está construida alrededor de la posibilidad de conocer nuestro futuro.

Aunque se trata de una obra de ciencia-ficción, se trata de una ficción muy cercana a la realidad, ya que está basada en un experimento increíble que se realizó en 2011 en el cual unos científicos de la universidad de Viena consiguieron cambiar un hecho que… ¡ya había sucedido!

La base científica es de rabiosa actualidad, desarrollándose alrededor de los últimos avances realizados en el mundo, en el ámbito de la física cuántica. La lectura de la novela es muy sencilla, alejada de la literatura formal, y eso la convierte en trepidante, los aspectos más científicos son tratados de forma sencilla y atractiva, provocando en el lector la necesidad de continuar leyendo. De esta forma, a la vez que la novela engancha con su trama, ayuda a comprender mejor el mundo cuántico. Por lo que no solo permite disfrutar del placer de la lectura, sino que supone uno de los mejores medios para enriquecer los conocimientos de cualquiera que se sienta interesado por saber más sobre la base sobre la que todo nuestro mundo funciona, la física cuántica.

Pitia produce en los lectores un efecto secundario que puede resultar tan atractivo como la propia trama. Se trata de la necesidad de pensar en qué haría cada uno si se encontrase en esa misma situación, despertando la inquietud de filosofar sobre las posibles reacciones ante las posibilidades que nos van abriendo los descubrimientos que hacen los protagonistas.

El guion principal versa sobre la muerte de un científico que ha vivido sus últimos años aislado del mundo, creando una máquina que nadie conoce. Su sobrino Marc, que vuelve tras varios años para asistir al funeral, comienza a descubrir aspectos desconocidos de su tío, tanto de su vida y de su increíble riqueza, como de los experimentos que estaba realizando en su laboratorio secreto. En esta situación conoce a Luna, una colaboradora de su tío, en la que se apoya para ir encontrando respuestas a las preguntas que juntos les comienzan a surgir. Aunque la muerte de Víctor inicialmente parece ser accidental, el ritmo da un giro trepidante cuando empiezan a descubrir que existen intereses ocultos por parte de personajes cercanos a él, que hacen crecer la sospecha de que tal accidente pudiera haber sido provocado. A ello se une el creciente conocimiento por parte de los protagonistas de la máquina que Víctor creó, Pitia, y que comenzará a ser la mejor herramienta para ir averiguando la verdad sobre todos los hechos. Pitia es el nombre que Víctor dio a su creación. Era el nombre que tenía la sacerdotisa del Oráculo de Delfos, y es la raíz griega de la palabra pitonisa.

En un ambiente tan intenso en el que las sorpresas se van sucediendo, también el amor empieza a invadir a la pareja, y Pitia inunda al lector de una sensualidad que crea una mezcla muy original de sensaciones emocionales.

En cuanto a la tecnología, Pitia dispone de códigos QR que pueden ser leídos con el móvil, y mediante los cuales el lector dispone de información añadida, especialmente de los lugares que visitan los protagonistas, hoteles y restaurantes, menús, paisajes y por supuesto documentos científicos de apoyo. Algunos de los enlaces a través de dichos códigos, son canciones y videoclips que ambientan perfectamente las escenas que se van sucediendo.

Intriga y misterio, amor, filosofía y una ciencia con una base completamente real y explicada de forma sencilla, una explosiva mezcla difícil de encontrar en una obra, y que está haciendo las delicias de quienes se adentran en su lectura.